Ingenia celebra su XXV Aniversario en Sevilla

La multinacional malagueña Ingenia está de aniversario, cumple un cuarto de siglo dedicándose al sector de la tecnología de la información, las telecomunicaciones e Internet y lo hace en plena forma y con el reto retomar el liderazgo de las TICS.

De hecho el grupo ha cerrado 2016 batiendo record su record de facturación al alcanzar 16,19 millones de euros, con un beneficio superior a los 730.000 euros, cifras superiores a los 15,80 millones de euros de facturación y los 398.000 euros de beneficio del ejercicio anterior.

A este incremento de la facturación ha contribuido el crecimiento de sus filiales en Chile y Perú así como los proyectos en Europa y otros países de América, ya que, el negocio internacional de Ingencia supone más del 24% del total de sus ventas.

Estas cifras ponen el broche final al plan estratégico 2014-2016 que puso en marcha Ingenia con el objetivo de salir de la crisis y volver a liderar el mercado de las TIC en España.

Ingenia nació en octubre de 1992 en el Bic Euronova, la incubadora de empresas del entonces recién inaugurado Parque Tecnológico de Andalucía (PTA). En aquel entonces, los únicos edificios construidos en la tecnopolis malagueña eran la sede de Hughes Microelectronics, actualmente Mades, el laboratorio de CETECOM, ocupado ahora por DEKRA, y la sede social del parque.

"Si comparamos el PTA de hoy con el del 92, la transformación ha sido impresionante. Hoy día, totalmente consolidado, el PTA es un referente a nivel internacional en una ciudad también transformada, en una zona privilegiada de España", comenta a "el Economista Andalucía", el director general de Ingenia José Blanco.

Además de la sede corporativa, ubicada en Málaga, la compañía cuenta con delegaciones en Sevilla, Madrid y Barcelona y tiene dos empresas filiales domiciliadas en Santiago de Chile y Lima.

Ingenia nació con una plantilla de 14 ingenieros procedentes del laboratorio de I+D de Fujitsu en Málaga. Ahora, 25 años después, cuenta con más de 260 empleados, y es una compañía multinacional con proyectos en 12 países en todo el mundo y más de 1.900 clientes desde 1992.

Entre sus principales clientes destacan Unicaja, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Málaga, Emasa, Mayoral, Swiss Quote Bank, Iberdrola. Cepsa, FNMT, Biblioteca Nacional, CSIC, varias diputaciones y gobiernos regionales, Seat, y las Universidades de Málaga, Cádiz y Jaén.

"Ahora somos muchos más, y estamos más repartidos por España y el mundo, pero el empuje, la orientación al cliente, el aprender día a día de nuestros errores para ser mejores, todo esto sigue estando presente en nuestra forma de actuar", comenta el directivo asegurando que conservan la misma ilusión de hace 25 años.

La internacionalización es una de las apuestas firmes de Ingenia para los próximos ejercicios, desde la compañía aseguran que el proceso de expansión actual va a dos velocidades, en Chile y en Suiza ya se está consolidando y creciendo moderadamente, a la vez que también comienza a crecer a diferentes ritmos en el resto de Europa, en Perú y en otros países latinoamericanos en los que no tiene sede.

"América Latina es un espacio donde podemos y queremos hacer más cosas, la base estratégica de presencia en el eje Chile-Perú nos da pie a ello y además, tenemos referencias valiosas en la zona", señala el directivo.

Previsiones positivas

Las previsiones de Ingenia para este año son bastante ambiciosas, la matriz prevé unas ventas de más de 16 millones de euros, lo que supone un 10% de lo vendido este año y el record de los 25 años de funcionamiento. Por otro lado, en lo que se refiere al beneficio neto, la compañía espera alcanzar 1,8 millones de euros.

Otra de las grandes apuestas es el empleo, la multinacional se ha propuesto cerrar el año con una plantilla de 285 personas, frente a los 233 con los que terminó 2016. De esta manera la multinacional prevé recuperar las cifras de antes de la crisis económica.

En la misma línea van los retos que se marca la compañía a corto medio plazo, según las palabras de su director general, Ingenia tiene que dar un salto de tamaño "sin prisa pero con robustez".

"Debemos buscar la excelencia en aquello que somos buenos, y lograr un liderazgo. Y porque no, ser bastante más internacionales, en la medida que diversificamos nuestro negocio lo blindamos ante coyunturas locales", concluye.

Fuente: El Economista.