CTA presenta un diagnóstico y plan de acción para las EBT de Sevilla encargado por el Ayuntamiento

  • El informe elaborado por CTA identifica 172 EBT en la ciudad de Sevilla con gran capacidad de crecimiento y rentabilidad, vocación internacional, alta intensidad en capital humano cualificado y elevada intensidad en I+D.
  • El 92% de las EBT sevillanas realizan I+D y el 68% destinó más del 10% de su gasto a I+D en los últimos 3 años.
  • El informe se presentó en una jornada para empresas de base tecnológica organizada por el Ayuntamiento y Sevilla Futura.
SVQInnova1
Fabián Varas, durante la presentación del informe.

Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA) ha presentado hoy un informe pionero encargado por el Ayuntamiento de Sevilla y que recoge un diagnóstico y un plan de acción para las EBT de la ciudad. El informe ha sido presentado por el director Técnico y la consultora de Desarrollo de Negocio de CTA, Fabián Varas y María García, durante una jornada técnica organizada en el Edificio CREA para empresas de base tecnológica organizada por la Delegación de Economía del Ayuntamiento de Sevilla y la asociación público-privada Sevilla Futura.

La directora general de Economía y Comercio, Esperanza Caro, afirmó que, a partir del diagnóstico y las propuestas del informe, el Ayuntamiento abordará con el sector cómo impulsarlo para ganar dimensión.

El informe elaborado por CTA ha identificado 172 Empresas de Base Tecnológica (EBT) en la ciudad de Sevilla, con un perfil medio de una empresa de reducido tamaño con una facturación de 2,85 millones de euros, una plantilla de 24 trabajadores y un beneficio de 167.000 euros.

Vocación internacional y alta intensidad en I+D+i

SVQInnova4
María García explica el plan de acción.

Según el informe, la EBT sevillana es una empresa con una gran capacidad de crecimiento en volumen de negocio, por encima de la evolución de la economía del país e incluso en periodos de crisis (suponen el 0,85% del tejido productivo de la ciudad y, sin embargo, aportan más del 2,6% del PIB local). También destaca por su gran capacidad para generar beneficios y por una rentabilidad financiera elevada.

Además, la EBT sevillana tiene vocación de internacionalización, pero las exportaciones todavía solo aportan el 20% de sus ventas, principalmente a Europa, y depende mucho aún del mercado local y regional. Es una empresa muy intensiva en capital humano cualificado (más del 52% de las EBT sevillanas cuentan con más del 75% de titulados universitarios en sus plantillas y el 32% de ellas dispone de doctores entre sus empleados) y también intensiva en actividades de innovación tecnológica, aunque no la certifica, y mantiene una estrecha relación con la Universidad y centros tecnológicos. Tiene dificultades para acceder a financiación externa (sobre todo de carácter privado) por lo que se ve obligada a afrontar su crecimiento con fondos propios.

El informe indica que la EBT sevillana presenta una elevada intensidad en I+D, que sirve como estímulo y elemento dinamizador de la innovación y la competitividad en el resto del tejido productivo, ya que el 92% de las EBT sevillanas realizan actividades de I+D+i y el 68% de ellas ha destinado más de un 10% de su gasto a I+D en los últimos 3 años. 

Plan de acción con 30 medidas en 10 áreas de impacto

SVQInnova3
Numerosas EBT asistieron a la jornada organizada por el Ayuntamiento y Sevilla Futura.

Por todo ello, el informe concluye que las EBT son un tipo de empresas con características y necesidades específicas que “merecen un tratamiento especial, justificado por su gran capacidad para generar riqueza, empleo y dinamismo en el área geográfica en la que se integran”.

Para ello, el mismo informe elaborado por CTA propone un Plan de Acción específico con 30 medidas y acciones para promover el impulso y consolidación de las EBT sevillanas. Las medidas tienen 10 áreas de impacto y están clasificadas por el coste, plazos y grado de impacto. Abarcan desde una oficina técnica municipal de apoyo centralizado a las EBT hasta el lanzamiento de retos tecnológicos, pasando por el uso de recursos municipales para testar tecnología o condiciones específicas en las licitaciones públicas para fomentar el acceso de este perfil de empresas, entre otras muchas.

Caro explicó que, tras la realización del estudio, se observó la necesidad de ampliar la visión de estas empresas a todas aquellas con un componente tecnológico fuerte, o en su caso innovador, al margen del volumen de las inversiones que pudieran tener en I+D+i o el número de doctorados que se contaran entre sus empleados, e indicó que, con estos criterios, la cifra de empresas se elevaría a unas 828 y unas 60 estarían catalogadas como empresas “tractoras”.

La jornada consistió en un encuentro de profesionales y emprendedores para analizar la situación de ese tipo de empresas en la ciudad de Sevilla y su área metropolitana y abordar cómo impulsarlas aprovechando para ello el talento universitario y las distintas iniciativas de captación de fondos de la Unión Europea y financiación privada (bancaria, capital riesgo, business angels, etcétera).